Buscador

Lo primero, la montaña

La Bal d'Onsera: parte 3ª (barranquismo)

Un día de invierno a principio de los años 70 (según las fuentes consultadas discrepan entre el 70 o en el 71), un nutrido equipo de montañeros oscenses del G.I.E. de Peña Guara se dirige a la ermita de San Martín. Realizan la aproximación normal por el camino del lecho del barranco, pero en vez de dirigirse a la puerta del cierzo para acceder a la cabecera del barranco, estos montañeros continúan ascendiendo y escalan todos los resaltes que se les presentan hasta llegar a la ermita. En el día remontan y descienden el barranco de San Martín.

En la primavera de 1995, Patrick Gimat intenta también remontar el barranco de Lenases. Asciende las 6 últimas cascadas, pero todavía desconoce que el barranco en total va a sumar casi 30 resaltes rapelables. Vuelve en agosto empezando esta vez desde arriba y se encuentra la parte superior ya equipada. Primera decepción.


En otoño de ese mismo año, otra vez Gimat accede desde el collado de San Salvador a la parte superior del valle y desciende los estrechos de cabecera que terminan en el circo de la ermita. Para montar los rápeles aprovecha la vegetación que encuentra en esta parte superior del barranco, pero al llegar al resalte final descubre de nuevo que lo que será el rápel de 22 metros ya está equipado. Segunda decepción.

En noviembre de 2006, Cheba y quien escribe estas líneas damos plantón a los colegas que han ido a otro barranco aprovechando que han venido al concurso de tapas de Huesca y nos lanzamos a descender la cascada de la ermita. Toda la información de la que disponemos son las dos líneas que aparecen en la biblia de Salamero Sierras de Piedra y Agua que dice que en el circo de la ermita hay una "cascada interesante sólo como tal (aunque ya ha sido descendida)". La aproximación es un infierno de pinchos y mala roca, pero cuanto más nos acercamos al salto de la cascada mejor pinta tiene aquello. Encontramos un rápel equipado casi al final, a pesar de que nosotros hemos montado cinco rápeles antes sin vestigios de presencia humana previa. Nos asomamos al vacío, estamos en lo que parece la salida de la cascada. Buscamos los anclajes de los aperturistas. Nada. Seguimos buscando. Nada de nada. Misterio. Dudas. Mal rollo. Hay que picar y ya no tenemos tan claro dónde estamos. Pica Cheba un spit, pico yo el otro. Bajo. Asomo el morro por el desplome y veo que es todo volado; me asomo más y veo la ermita. Estamos donde queríamos y en 40 metros de emoción contenida llego al suelo. Salamero nos confirma que sí, que la cascada ya había sido descendida, pero no encontramos respuesta de qué hicieron los desconocidos aperturistas en el rápel de la cascada para no dejar nada. Unos meses más tarde, regreso con los Tresacos y compruebo que la aproximación que hice con Cheba era quizás la peor de las posibles. Los aperturistas probablemente accedieron por toda la cresta de las Peñas del Mediodía continuando el acceso de Lenases.

LM3 ve las fotos y nos comenta la posibilidad de que una de las canales que se ven desde cabecera sea barranqueable. Al poco tiempo estamos de nuevo ahí para comprobar que canal sí, pero barranqueable no. Al final, sale esto.


Después de todo este tocho -lo he resumido al mínimo, creedme- la conclusión es que de los 5 descensos de esta bal sólo se hace uno, y poco. El cauce principal es una bonita manera de empezar en el mundillo de los barrancos ya que prácticamente lo único que hace falta saber es rapelar, pero ojo con las recomendaciones que se leen por ahí, ya que es imposible salir seco. Lenases se hace muy poco, debido a su dolorosa y trabajosa aproximación y a que sus pozas suelen estar podridas si no ha llovido recientemente y los otros 3 cauces -estrechos de cabecera, cascada y afluente- son para gustos muy particulares.

Recordar también la prohibición de descenso (artículo 2, párrafo b de la normativa de Guara) de los 100 primeros metros de barranco aguas abajo de la ermita. Hay que andar por el camino, que es más cómodo, más rápido y no jodes a los animalicos.

Todas las fotos son con la cámara de Cheba, pero las desenfocadas sospecho que las hice yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si crees que tienes algún dato que sirva para añadir, completar o corregir lo que aquí has leído, o simplemente te apetece dejar un saludo, añade tu comentario identificándote con tu nombre o un nick válido y colgaré esa información.
Gracias por colaborar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...