Buscador

Lo primero, la montaña

El Puro (Riglos): últimos intentos, primeras disputas

Entradas relacionadas:

Alberto Rabadá, Manuel Bescós y Ángel López "Cintero" tras la conquieta del Puro
Tras las muertes de Cored y Carilla y al igual que sucediera en las conquistas del Firé, de la Peña Sola y del Pisón, de nuevo los catalanes se echan a los hombros el proyecto de hacer una nueva cima. Tras la retirada de Serón nadie parece que esté capacitado a enfrentarse a esta terrible vía que ya se ha cobrado dos víctimas –las dos únicas por aquellas fechas- y el respeto que se ha forjado el Puro, más que la nueva prohibición del Gobernador de Huesca, hacen que los pretendientes a la conquista de este emblemático mallo escaseen.

Sin embargo, en marzo de 1953 Jordi Panyella regresa a Riglos con intención de volver a escribir su nombre en la historia de los mallos. El doblemente vencedor del Pisón viene acompañado por otros dos Jordis, J. Ayats y J. Salas, con quienes tantea y supera con acierto las dificultades que la vía presenta, logrando culminar el diedro desde donde Carilla fue arrancado de la pared, superar la cueva del Puro y continuar por la profunda y fácil chimenea hasta llegar al collado en el que Pisón y Puro se separan definitivamente.
La cordada al llegar al apeadero de Riglos
Desde ahí las previsiones de dificultad que se apreciaban desde el suelo se confirman y el panorama vertical no da para demasiadas alegrías. Fuera ya de las facilidades para pitonar del diedro fisurado y abundancia de presas y apoyos que la chimenea ofrecía, la cara sur del Puro resulta ser una dura arista con roca mediocre, ausencia de puntos buenos para clavar y con unas panzas que desaniman al más pintado. Ante semejantes perspectivas y debido a la manifiesta escasez de tiempo y material para completar exitosamente el proyecto, los catalanes aparcan la conquista hasta mejor ocasión.
Pero las intenciones de un grupo de tres zaragozanos vienen a enturbiar las, hasta ese momento, excelentes relaciones entre escaladores de una y otra región de las que ya hicieron gala en la conquista de la Peña Sola de Agüero. Esta vez, Manuel Bescós, Alberto Rabadá y Ángel López “Cintero” no considerarían necesario pedir permiso a la cordada catalana y se lanzaron a conseguir la cima; llegaron hasta el collado –punto más alto conseguido por los catalanes- y una vez ahí comenzaron una lentísima escalada de apenas 40 metros que les llevó todo el día hasta la base de la tremendísima panza, última dificultad que protege la cima del mallo, que les hace agotar fuerza, tiempo y paciencia teniendo la cúspide del mallo tan cerca. Para terminar de dejar incompleto tanto esfuerzo, una violenta tormenta se desata al final de la tarde obligándoles a descender en condiciones muy precarias de seguridad –rápeles a la italiana a oscuras sobre instalaciones aleatorias con cuerdas de cáñamo mojadas, quién da más-.

Observando el Firé desde la cima del Puro
Llegados a este punto, sería interesante realizar una sucinta comparativa entre las cordadas catalana y aragonesa en marzo de 1953. El curriculum de Panyella por sí solo ya era tremendo: numerosas aperturas en macizos como Montserrat, Pedraforca, Riglos, Ordesa… más alguna que realizaría algo más tarde en otros lugares de gran renombre como el Peñón de Ifach. Por su parte, M. Bescós, Rabadá y “Cintero” habían participado en aperturas bastante poco significativas y hoy caídas absolutamente en el olvido como la cara sur del mallo Herrera (Á. López), normal del Carilla (Á. López) y normal del Capaz (Rabadá, M.Bescós, Á. López) y la única escalada de importancia que esta cordada realizó antes del Puro, como fue la primera repetición de la Peña Sola de Agüero, fue simultánea a la llegada al collado de los catalanes.
Jordi Panyella
Puestas sobre la mesa las cartas de ambas cordadas y visto que nadie iba a dejar que la gloria recayera sobre la cordada rival, la carrera por llegar el primero al Puro había dado el disparo de salida. El siguiente día festivo iba a ser el del 18 de julio –festividad en época franquista por el día del golpe de estado contra la república- por lo que las dos cordadas realizaron la misma estrategia: llegar antes a Riglos.


Fotos de la cordada extraídas de Cuadernos Técnicos de Barrabes (nº16).
Foto de Rabadá desde la cima del Puro extraída de Rabadá y Navarro. La cordada imposible de Ed. Desnivel
Foto de Panyella extraida de la página web de la FEEC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si crees que tienes algún dato que sirva para añadir, completar o corregir lo que aquí has leído, o simplemente te apetece dejar un saludo, añade tu comentario identificándote con tu nombre o un nick válido y colgaré esa información.
Gracias por colaborar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...