Buscador

Lo primero, la montaña

La grallera de Guara

Boca de entrada de la Grallera de Guara
La sierra de Guara muestra auténticas maravillas halladas por resultado de la casualidad, del tesón de los descubridores o, en algún caso, de la simple necesidad.

La grallera -cueva, lugar habitado por grallas (grajos)- de Guara es una magnífica sima situada en las proximidades del Cabezo de Guara (no confundir con el Tozal). Conocida desde siempre por los habitantes de la sierra, se hizo tristemente célebre a mediados de los años 60 cuando Gregorio Santolaria, un agricultor afincado en Binéfar pero nacido en Bara -junto con Nasarre, la localidad más cercana a la sima en línea recta- decidió poner fin a su vida lanzándose al vacío oscuro de su interior. En este enlace dan algún apunte más a la historia.


La historia es algo tétrica, ya que el agricultor alquiló un taxi desde Binéfar hasta Monzón, ahí cogió otro hasta Bastarás y desde ahí subió tras una copiosa nevada (estamos en los primeros días de febrero de 1966) a lanzarse a la grallera. Para certificar la muerte y subir el cadáver los familiares debieron recurrir a la ayuda de espeleólogos catalanes y aragoneses, que consiguieron bajar a casi 100 metros de profundidad, encontrando ropas desgarradas pero sin poder recuperar el cuerpo. En verano de ese mismo año, se coloca la lápida y finalmente se consigue hallar el cuerpo a casi 300 metros de profundidad entre un gran revuelo mediático.

Anteriormente, ya se habían producido intentos más curiosos que verdaderamente científicos de conocer la profundidad de la Grallera como recogen los periódicos que siguieron las labores de recuperación del cadáver:

Lápida en recuerdo del finado
"Fallado el primer intento de vencer esta sima, que por su profundidad sorprendió a este magnífico grupo, que mejor pertrechado intentará el asalto definitivo en fecha próxima. Según datos y referencias puede ser en cuanto a profundidad una de las más importantes del mundo, los sondeos realizados dan como seguro los 270 metras, cifra que la sitúa en tercer lugar en vertical, quedando la posibilidad de mayor profundidad.

Existen garantías de que en el año 1927, el párroco de la localidad de Bara, don José Campos Viras, acompañado de los monaguillos Pedro de Antonio Escartín y
Ramón Ciprés Campodarve, sondearon con un bramante de 500 metros sin hallar fondo. Este hecho lo atestiguan aquellos monaguillos, hoy hombres de cerca de medio siglo."
La Vanguardia Española. 31 marzo 1966.

Las exploraciones continuaron en el tiempo, e incluso en los últimos años se han logrado hallar nuevos pozos que dejan la profundidad total de la sima en 302 metros.

Las fotografías son de Raúl Ortas en Panoramio. http://www.panoramio.com/user/430225

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si crees que tienes algún dato que sirva para añadir, completar o corregir lo que aquí has leído, o simplemente te apetece dejar un saludo, añade tu comentario identificándote con tu nombre o un nick válido y colgaré esa información.
Gracias por colaborar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...